0-3

Clase: Términos y Condiciones en la web

Qué son y qué contienen los términos y condiciones web.

El reciente reglamento de Comercio Electrónico cuya entrada en vigencia se generó el 24 de marzo de este año impone a las empresas que venden productos o servicios adecuar sus términos y condiciones.

Qué son los Términos y condiciones:

Es un documento que es un “contrato” implícito en el que los usuarios de una página web están celebrando con su titular, es decir, la persona física o moral detrás del portal.   

Hay algunos que cuentan con un botón donde expresamente se acepta el contenido.  Hay otros que no lo tienen.   

Aunque esto pudiera representar diferencias en lo que respecta a la exigibilidad, lo cierto es que el propósito de ese documento es establecer las reglas vinculadas a la web y a los servicios y/o productos comercializados por él.

Donde se encuentra:

Por lo general, este contrato debe estar alojado en páginas de descargas, informativas, tienda en línea,  el home o página principal, y cualquier otro en el que se requiera; ya que es el que regula el la relación con respecto al contenido en la página, entre el dueño del sitio web y el usuario que lo navega.

Siempre debe estar presente en todo sitio web, y así evitar cualquier confusión o problemas con los usuarios.

El objetivo de las exigencias del Reglamento de Comercio electrónico es fortalecer la transparencia y calidad de la información que se entrega a los Consumidores en Plataformas de Comercio Electrónico.

Quién debe confeccionarlos:

Cuidado, no se trata de realizar un copiar y pegar, tenemos que elaborarlos de acuerdo a la realidad de nuestra empresa cumpliendo con las exigencias que nos impone la regulación.

Aunque existe mucha información en internet que fácilmente nos pudiera ser útiles para elaborar nuestro propio documento de “Términos y Condiciones de Uso”, recomendamos no hacerlo solos y elaborarlos con abogados expertos, que tienen una visión legal más amplia que la nuestra como propietarios de un sitio web, y nos ayude a poner las reglas claras sobre la mesa a través de este tipo de contrato.

Además, no puede aplicar el mismo documento que haya conseguido de una farmacia – por ejemplo – que mi empresa, ya que cada negocio en particular es distinto, aunque se dediquen a la misma actividad comercial.

Lo ideal es que sea personalizado al tipo de sitio web y se trabaje de forma minuciosa para su operación en línea, así como explicar los procesos y presentar los acuerdos entre el usuario y el titular del sitio.

Se debe definir con claridad en el contrato el propósito del sitio web, el cuál puede ser informativo, para la venta de productos y/o servicios, u otros.

Establecer desde un principio esta información, ayuda a colocar límites y alcances en la oferta publicada a través de la página web, expresando con claridad al usuario lo que puede exigir y lo que no. 

Para aquellas personas que se dedican al comercio lícito de diversos productos, es importante establecer en este punto todo lo relacionado con precios, formas de pago, condiciones de entrega y devoluciones. 

Cabe destacar, que no es lo mismo vender zapatos que productos perecederos como leche, embutidos, y otros, por lo que es importante tener términos y condiciones de uso para determinados productos y/o servicios en un mismo sitio web. 

Además, es necesario cubrir legalmente las condiciones comerciales específicas que cada giro del sitio maneja, y así, tener los reglas bien claras. 

Por lo general, cuando compramos algo en una tienda física o contratamos los servicios profesionales de una persona o empresa, preguntamos por las garantías que ofrecen; por que esperamos que nuestra inversión esté protegida.

Por ello, este punto es sumamente relevante cuando se trata de comprar o contratar un productos y/o servicio por internet, ya que nos ayuda a identificar el tipo de vendedor con el que nos topamos. Si un sitio web no deja en claro esta información en su contrato de términos y condiciones de uso, es una alerta roja para dejar de navegarlo y pensar en no comprar allí. 

Por otro lado, la oferta de producto y/o servicio puede ir aparejado con una garantía.

Y en el caso, que la oferta publicada en internet no cuente con alguna garantía, se debe expresar en el contrato esta misma información para que el usuario sepa que no posee garantía alguna.

DESCARGA UN EJEMPLO MODELO DE TERMINO Y CONDICIONES DE PRODUCTO

Abrir Chat
1
Necesitas ayuda?
Hola, necesitas que hablemos?