fondoblog-2

Una nueva brecha digital a la luz del informe del WEF 2020-2021

El desafío post pandemia y la brecha digital

Chile necesita mejorar las competencias digitales decíamos ayer en una publicación, pero también recordando publicaciones de hace años hicimos, por lo menos 15 años atrás al inicio de este blog por el año 2005 (mayo 2005) , nos encontramos que aun persisten diferencias en el nuevo entorno digital, temas como competencias digitales son persistentes, ya escribíamos de la necesidad que nuestro país agregue valor a su productividad, mejore su fuerza laboral y que se preparare para el entorno digital que nos traía la incipiente internet a inicios del año 2000.

Sin embargo un tema que se nos repetía por aquella época y que hoy aflora con mayor fuerza dice relación con las dificultades que se presentan en nuestro país para hacer frente al avance de las TIC descansan fundamentalmente en la escasa penetración de la tecnología en las pequeñas y medianas empresas. “Debido a la escasa asesoría de estas empresas y frente al desconocimiento de las herramientas tecnológicas ellas no han logrado dimensionar la importancia que tiene el uso de las TIC en la implementación y administración de sus negocios, ello motiva que la inversión en tecnología se concentre sólo en las grandes empresas del sector financiero, telecomunicaciones y en el comercio. Pero la tarea de los particulares y del Gobierno es revertir estas cifras y enfrentar de la mejor manera posible y coordinadamente este nuevo desafío. Se hace necesario además que las instituciones de Educación Superior jueguen un rol fundamental en la formación del personal que se desempeñará en las empresas de nuestro país, si las Universidades, Institutos Profesionales y Centros de Formación Técnica, no se preparan ni cuentan con las herramientas tecnológicas necesarias para la formación de los futuros profesionales y si sus mallas curriculares no proporcionan la formación requerida ni están adecuadas a los requerimientos de la empresa de hoy, toda la inversión realizada en tecnología será inútil si no tenemos profesionales que sepan usar la tecnología y dominarla con el objeto de sacar el mejor provecho en sus actividades laborales.”

Hoy las Pymes tienen acceso a tecnología de bajo costo, con muchas aplicaciones gratuitas, pero qué falta para utilizarlas e implementarlas en los pequeños y medianos negocios, un tema que hace 15 años hacíamos referencia, competencias digitales, de hecho el reciente informe del World Economic Forum 2020-2021 plantea que Chile, uno de los países contemplados en la edición especial, no estaría dentro de los mejor preparados para el mundo pospandémico. La economía nacional se ubica en el puesto número 25 de todos los países incorporados, equivalente a 53 puntos de un total de 100. (Fuente: WEF). El área más crítica sería la de incentivos en inversión en Investigación y Desarrollo (I+D) donde Chile obtuvo el puesto 32 entre 37 países, equivalente a 31,7 puntos. Por otra parte, la competencia en el marco de la cuarta revolución industrial también refleja poca preparación, ya que nuestro país se sitúa en el puesto 29 de 37, con 58,1 puntos. Los resultados en equidad y diversidad en empresas tampoco son muy alentadores: con 57,3 puntos Chile queda en el puesto 28 de 37. Por el contrario, el marco tributario para la cooperación internacional del país está bien aspectado, en el puesto 18 de 37 y con 52 puntos. En infraestructura sanitaria y de cuidado, Chile llega a la posición 16 de 30, con 48,7 puntos. En lo relativo a la gobernanza pública, visión de largo plazo y confianza en las instituciones, nuestro país se ubica en el puesto 21 de 37, donde Finlandia es el que obtiene la mejor posición.

Tomando estos indicadores nuestro país tiene el desafío de abordarlo prontamente, debemos movilizarnos de lo contrario seguiremos bajando en ranking como en competitividad ante un entorno en que la nueva brecha del conocimiento que se está generando será relevante y requiere unos adecuemos prontamente, la tarea no es sencilla pues es masiva y de implementación, la brecha no se soluciona solo con más impuestos, sino que con mejor formación y entrega de competencias digitales para abordar los desafíos de la 4º Revolución Industrial. Lo que nos ha demostrado estos meses en cuarentena es que esa brecha digital persiste y que debemos acortarla y que no generemos nuevos marginados por la tercera o cuarta edad ni marginar a las pymes para realizar negocios en internet.

Abrir Chat
1
Necesitas ayuda?
Hola, necesitas que hablemos?