businessman-working-on-computer-2BJRL4N-2

Nuevas competencias para el mundo legal

Las nuevas competencias que requieren los abogados.

Mi primer contacto con un computado fue en el año 1983 con un computador ZX81 Sinclair, comencé con las primeras líneas de programación, buscando libros en el colegio o revistas tecnológicas que enseñaran algo más de estas máquinas, realmente fue una etapa de curiosidad, de investigar, conocer el uso de lenguajes y símbolos que tuve la oportunidad de empezar a identificar en virtud de un curso de computación básica que se hizo en mi colegio en Viña del Mar con unos computadores Macintosh y otros como el Apple II que teníamos en una sala, allí conocí los discos floppy con sus disqueteras externas. Desde que tuve la oportunidad de interactuar fue un gran aprendizaje, no solo porque los juegos llamaban mucho la atención sino porque me hizo empezar a razonar sobre las instrucciones que le damos a las máquinas.

Tuve la oportunidad de pasar luego a los computadores Atari 800XL el año 1986 y luego al primer pentium I por allá el año 1990, entrando a la Universidad, mis primeros trabajos eran en computador. Desde los 12 años generé una cercanía con los computadores, hasta el día de hoy.

En pleno siglo XXI obliga a varias disciplinas a trabajar pensando en la tecnología, conocer los marcos regulatorios que la rodean generar oportunidades y tener que recurrir a diversos profesionales, laboralmente he tenido que interactuar con distintos profesionales y el conocer cómo funcionan las máquinas también me ha facilitado la interacción en diversos proyectos tecnológicos que me tocó integrar desde participar en un equipo multidisciplinar en la implantación de un gran ERP, crear workflow y generar sistemas de tickets, apoyar la creación de bibliotecas digitales móviles, desarrollar cursos e-learning, tanto en formato de html como para plataformas de aprendizaje LMS.

Sostengo que el haber tenido esa cercanía temprana con la tecnología incipiente en la computación masiva me abrió la mente para entender qué estaba ocurriendo en el mundo laboral y el derecho no está ajeno a esta realidad, nuevos desafíos, cambios legales y formas de interactuar con los ciudadanos han llevado a que los abogados debamos también aprender nuevas competencias y tal como dice Alvin Toffler también debemos ser capaces de aprender a desaprender, para volver a aprender.

Tal como lo señala el artículo del Diario Financiero tomado desde el Financial Times, los abogados “in house” o abogados internos están exigidos y la profesión legal tiene que desarrollar nuevas competencias, preparar a los jóvenes estudiantes de derecho a entender que también tendrán que trabajar con máquinas, deberán fortalecer sus competencias digitales, entender la raíz de los problemas técnicas para encontrar las soluciones legales que correspondan.

La crisis sanitaria está obligando a replantearse el trabajo legal, aprender a trabajar en equipos multidisciplinarios, discutir aspectos de otras disciplinas, estudiarlas, tener opinión, saber buscar información y distinguir lo verdadero de lo falso, lo principal de lo accesorio, esas son algunas de las competencias, pero se requiere ir más allá entender cómo funciona la tecnología para apoyar desde el interior de una organización de los problemas que se pueden generar y los riesgos legales al que se expone, son muchos los desafíos que nos trae la tecnología y la formación legal debe adecuarse a éste nuevo entorno.

Abrir Chat
1
Necesitas ayuda?
Hola, necesitas que hablemos?