Miremos a Estonia

Estonia, es una antigua república soviética a orillas del mar Báltico es la sociedad digital más avanzada del planeta. Hemos hecho referencia a este país en post anteriores.

Los primeros pasaportes de la nueva nación se emitieron en 1992, y cuando, una década después, llegó la hora de la renovación, el Gobierno aprovechó para dar un paso más y entregó la tarjeta de identidad con un chip electrónico para acceder a sus servicios en la Red. Hoy el 99% de los trámites oficiales —un total de 1.789— pueden realizarse en cualquier momento: el portal gubernamental está abierto las 24 horas de los siete días de la semana. Solo las operaciones inmobiliarias, casarse o divorciarse exigen su presencia física. Los estonios tan solo necesitan una conexión a Internet para votar, renovar su carnet de conducir, consultar las recetas médicas, presentar reclamaciones por montos  menores a 2.000 euros, hacer la declaración de la renta, impugnar una multa de tráfico, cambiar la dirección de su domicilio, registrar una empresa, firmar documentos, ver las notas de sus hijos y comunicarse con los profesores, acceder a su historial médico son algunos de esos servicios, es impresionante.

Su nivel de avance es increíble, pues el 70% del PIB proviene de servicios y los que provienen del sector de tecnologías de la información son las que más entregan aporte, pero también generan ahorros con el uso de la tecnología.

Todo su conocimiento lo están canalizando a través del e-Governance Academy  además, en Tallin, su capital, se encuentra el Centro de Cooperación en Ciberdefensa de la OTAN 

Este es un  país que debemos seguir y analizar, su historia de inserción a las tecnologías y su adopción nos pueden servir de ejemplo para avanzar en nuestro desarrollo.

 

Abrir Chat
1
Necesitas ayuda?
Hola, necesitas que hablemos?