¿Qué es FATCA?

El FATCA es Foreign Account Tax Compliance Act , El 1 de enero de 2014 entrará en vigor esta normativa promulgada  en los EE. UU. y comúnmente conocida por el  acrónimo FATCA.  FATCA fue aprobada el 18 de marzo de 2010 bajo la  Administración Obama como una sección de la  Hiring Incentives to Restore Employment (HIRE) Act.
La finalidad de esta normativa es combatir una tipología de fraude fiscal que cada año supone una pérdida de recaudación para el Tesoro de los EE. UU.  de 100.000 millones de dólares, aproximadamente.  En concreto, FATCA persigue el fraude fiscal cometido por personas físicas residentes fiscales en  EE. UU. que, con el fin de ocultar a la autoridad  tributaria estadounidense, el Internal Revenue Service (IRS), determinados rendimientos derivados de  inversiones en activos financieros, deciden obtenerlos a través de cuentas off-shore mantenidas con entidades financieras extranjeras. A estos efectos, conviene aclarar que la normativa fiscal de los EE. UU., considera residentes fiscales no sólo a las personas físicas que residen de forma permanente en territorio estadounidense, sino también a sus ciudadanos  por el mero hecho de ser nacionales (y con independencia del lugar de su residencia habitual).

La ratio legis de la norma es encomiable, pero su  alcance extraterritorial (aplica más allá de las fronteras de los EE. UU.), subjetivo (afecta a un amplio  elenco de entidades financieras) y objetivo (impone  gravosas obligaciones administrativas), ha propiciado severas críticas en los sectores en los que regirá.

En esencia, la comunidad financiera internacional  reprocha al IRS la falta de proporcionalidad de una  normativa que supone, de facto, una exportación de  las obligaciones fiscales de los EE. UU. al resto del mundo y cuyas exigencias representarán un relevante coste económico para los intermediarios  financieros extranjeros (posiblemente, más elevado  que los propios ingresos tributarios que generará  para el IRS).

Hasta la fecha, las objeciones presentadas al IRS por  distintas asociaciones financieras  internacionales  han surtido efectos y se ha pospuesto la entrada en  vigor de FATCA un año (inicialmente, prevista para  el 1 de enero de 2013). Sin embargo, todo parece
indicar que no habrá nuevas prórrogas y, por tanto,  las entidades financieras deben empezar a adaptar  sus procesos internos a los nuevos retos que supone esta normativa, que no tiene precedentes.

Fuente: Uria.com

Abrir Chat
1
Necesitas ayuda?
Hola, necesitas que hablemos?