Operadores virtuales móviles (OMV)

Los motivos para la existencia de la regulación de las telecomunicaciones pueden ser variadas, siempre es necesario definir cuál es el objeto de esa regulación o si debe quedar al amparo de la libre contratación y al principio de la libertad económica  regulada por el derecho privado y en especial el derecho comercial. Los motivos para establecer una regulación descansan en la naturaleza dual de las telecomunicaciones como actividad comercial y como un sector de la economía que desarrolla actividades de interés social, cultural, político y económico de un país y que impacta a sus ciudadanos.[1]
Una de las evoluciones más relevantes  en los servicios de telecomunicaciones ha sido la movilidad en el acceso de los mismos. En principal servicio de telecomunicaciones había sido el servicio de telefonía fija. La movilidad entendida como la capacidad de acceder a los servicios desde puntos determinación de red  en movimiento permite un uso ágil  de los servicios.  La movilidad implica el uso de las tecnologías inalámbricas, lo que exige el uso del dominio público  radioeléctrico. El uso de este escaso recurso como es el espectro  considerado un bien de uso público, afecta relevantemente al régimen jurídico de prestación de estos servicios, la entrada al mercado es generalmente regulada por la autoridad con el respectivo título jurídico para la prestación del servicio para el uso del espectro, generalmente la naturaleza jurídico es a nivel de concesión.
Por otra parte, la escasez del espectro suele generar en la limitación de las concesiones disponibles para los servicios más relevantes, como el de telefonía disponible al público. El otorgamiento de esta concesión será por concurso público.
La existencia de inevitables barreras de entrada al mercado fruto de la escasez del espectro  tiene consecuencias en la regulación de los servicios que se justifican en la intervención en los mercado fijos llevaba a la existencia de un monopolio  con derechos exclusivos por varios años, pero en los mercados de las comunicaciones móviles no se justifica en un inexistente monopolio, las barreras de entrada han generado  un mercado oligopolista con cierta tendencia a la colusión entre el reducido número de operadores presentes en el mercado, es así como los reguladores han comenzado a reaccionar  centrando su intervención de los mercados mayoristas de acceso a la red, regulando tanto los servicios de terminación en las redes móviles como los servicios de acceso, principalmente a través de los operadores móviles virtuales. Un operador móvil virtual, abreviado OMV, es una compañía que  no posee una concesión de espectro de radiofrecuencia para ofrecer el servicio de telefonía móvil a través de una red propia, sino que revende servicios de telefonía móvil bajo su propia marca usando la red de otra operadora de servicio móvil, en inglés: Mobile Virtual Network Operator o MVNO.

[1] Regulación Básica de las Telecomunicaciones, E. González López (2007)
Abrir Chat
1
Necesitas ayuda?
Hola, necesitas que hablemos?