Aspectos legales del cloud computing (1)

En la empresa del siglo XXI un tema que cada vez más se hace presente es el mantener los equilibrios entre las directrices y logros que deben realizar los CEO o CIO a través del gobierno de la organización y el cumplimiento de la norma legal.

Desde comienzo de este año se nos ha mencionado que una de las herramientas que revolucionarán el mundo de las tecnologías de información es el cloud computing o la llamada “nube”, que permite ofrecer servicios de almacenamiento de información a través de Internet y por el cual se accede a información desde cualquier lugar y que puede ser gratuito o pagado, que puede ser compartido entre dos o más personas en tiempo real o diferido, gran parte de los expertos considera que esta es una tendencia de mayor penetración y que las empresas la utilizarán para optimizar de mejor manera sus servicios y reducir sus gastos.

Para algunas empresas de investigación en temas de tecnología se espera que el crecimiento de esta tecnología durante los próximos 5 años sea 6 veces superior al experimentado en el mercado tradicional de las tecnologías de la información a un ritmo del 26%.
Si analizamos los aspectos comunes que posee la nube podemos mencionar la interfaz, servicios almacenados en data center, la deslocalización, la escalabilidad, pago por los servicios en ciertos casos y disminución de riesgos.

Se sustituye el modelo clásico de activos e inversiones en TI por un nuevo modelo basado en pago por uso, es decir en gasto, que financieramente es más rentable, eso explica porque atrae a los responsables financieros. Transforma al hipervisor en el sistema operativo del siglo XXI, sin virtualización no hay nubes, y la virtualización de por sí mejora la disponibilidad del negocio. Establece un mecanismo definido (SOA, web services, REST) de comunicación entre nubes privadas, es decir entre sistemas productivos de diferentes empresas (clientes y proveedores), ayudando a automatizar procesos, aumentando la productividad del negocio. Proporciona la escalabilidad que necesitan los negocios, es decir, si aumentan mis necesidades de recursos o usuarios pago más (proporcionalmente) y si disminuyen pago menos. Los recursos informáticos de la empresa se destinan a controlar la calidad y a mejorar los procesos de negocio, y no a mantener el negocio, aportando valor a la compañía o lo que es lo mismo, mejorando el negocio. Disminuyen los riesgos del negocio ante nuevos proyectos, al no haber inversión en equipamiento y licencias de software, si tras implantar una solución no aporta valor a nuestro negocio la dejamos de utilizar y dejamos de pagar.

Abrir Chat
1
Necesitas ayuda?
Hola, necesitas que hablemos?