Royalty minero la palabra empeñada versus la Constitución


Hoy me encontré con una noticia que me molestó, en particular porque le impacta a nuestro país desde un punto de vista de asignación de recursos. Me refiero a la noticia que señala que el Gobierno no destinará todos los recursos del royalty minero a la innovación, como se prometió en 2005 ya que el fisco recortó en $10 mil millones los recursos regionales destinados a innovación en 2009, transformando esta carga solamente en un impuesto más. Desde un punto de vista Constitucional sabemos que no puede haber un impuesto específico, todos sabían que esta era una declaración de voluntad, así que es la palabra empeñada la que estaba en juego, pero los políticos olvidan rápido y hoy cambian el espíritu del proyecto. El royalty -tributo que grava el 3% de las ventas de las empresas mineras- fue precisamente fomentar la innovación desnaturaliza el objetivo y la razón de ser de este impuesto, desde el Gobierno la respuesta fue:

La Dirección de Presupuestos respondió lo siguiente: “La Subdere, tras evaluar que los recursos asignados al FIC regional no alcanzarían a ejecutarse en el curso del año, solicitó a la Dipres una reasignación de éstos a proyectos de inversión en las regiones para el segundo semestre. La Dipres, considerando que no se pueden tener inmovilizados recursos en un año en que la economía chilena requiere impulsar la actividad y el empleo, acogió esta solicitud y usó la flexibilidad para reasignar los fondos, disminuyendo la entrega de caja al FIC regional”.

Cómo lograremos avanzar en romper la inercia de una economía de recursos naturales, si no somos capaces de gestionar recursos para la innovación y los destinamos a otro tipo de necesidades. Nuestro país requiere avanzar a una economía del conocimiento pero nuestros dirigentes políticos aun nos tienen en la economía de la era industrial, a este ritmo y falta de visión de futuro nuestro país escasamente llegará al desarrollo.

Fuente: El Mercurio

Abrir Chat
1
Necesitas ayuda?
Hola, necesitas que hablemos?