Hacia la movilidad


Nuestro  país avance muy rápido a la movilidad. Chile sumó 138.000 nuevas conexiones de banda ancha durante el 2008, con un incremento de un 10,5% en el año, según registró el último Barómetro Cisco de la Banda Ancha.

El impulso, ciertamente, ha estado dado por la Banda Ancha Móvil (BAM), que alcanzó las 233 mil suscripciones en el 2008 con un crecimiento de un 89% en los últimos seis meses.
Ante este escenario, cabe preguntarse si ambos tipos de conexiones se repartirán la torta en cuanto a usuarios, o las fijas están destinadas a desaparecer.
Hasta el momento, el impacto de la Banda Ancha Móvil (BAM) ha sido muy importante para los usuarios nacionales. En un país con características geográficas tan particulares, el despliegue de las tecnologías inalámbricas es un tema estratégico, y dentro de ello, la masificación de la banda ancha móvil es fundamental.

Erasmo Rojas, director para Latinoamérica y el Caribe de 3G Américas, está muy optimista frente al futuro de las conexiones móviles. Destaca que en tan sólo un año, las suscripciones de HSPA en la región aumentaron de 150 mil a 6 millones, lo que habla de un fenómeno que no tiene vuelta atrás. A su juicio, las fortalezas de este tipo de conectividad son su cobertura, la flexibilidad de los dispositivos, las aplicaciones y su precio. Destaca, además, que si bien hoy es posible entregar una velocidad de 1 mb/s, muy pronto esto será superado. “La velocidad está a la altura de las conexiones fijas, porque las redes 3G están evolucionando. Las redes HSPA+, que se instalarán en Estados Unidos este año, van en esa dirección. A pesar de ello, 1 mg/s es suficiente para el 80% de los casos de navegación”, señala Rojas. De este modo, pronostica que en un par de años más la BAM tendrá las mismas utilidades que la fija.
Abrir Chat
1
Necesitas ayuda?
Hola, necesitas que hablemos?